Escrito por:

Leidy Vanessa Varón Herrera

Ingeniera Industrial de la Universidad Autónoma de Colombia
Especialista en Seguridad y Salud en el Trabajo de la Universidad de los Llanos, Auditora Interna QHSE por Bureau Veritas y el Concejo Colombiano de Seguridad, con experiencia de 11 años en Sistemas Integrados de Gestión QHSE, Gestión Ambiental y Sostenibilidad.

Este artículo obedece a la opinión de su autor. Positiva Compañía de Seguros S.A. no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen. El material contenido en este sitio web es de dominio público y puede reproducirse parcial o totalmente de manera gratuita, siempre y cuando se mencione la fuente.


En la actualidad reconocemos que la pandemia trajo consigo muchos retos en aspectos personales y laborales, es por eso por lo que la palabra reinventarse ha tomado otro significado y que la tecnología se ha convertido poco a poco en una gran aliada. Aunque el panorama a principios del año pasado se veía incierto en términos laborales, actualmente afrontamos estos retos con mayor compromiso y responsabilidad.

La pandemia fortaleció las relaciones laborales ya que permitió que los trabajadores se desempeñaran desde sus hogares sin una supervisión estricta y esto obligó a los jefes a confiar en sus trabajadores y hacer del teletrabajo una herramienta totalmente útil, venciendo los paradigmas de enfrentar la virtualidad. No fue nada fácil, pero hoy por hoy vemos médicos, docentes y psicólogos, entre otras carreras que requerían de la presencialidad para ejercer sus labores, trabajando sin inconvenientes con herramientas digitales. Convirtiéndose la presencialidad en un tema del pasado ya que la pandemia trajo consigo un adelanto tecnológico que permitió desarrollar habilidades en todas las generaciones, haciendo de este siglo XXI una plataforma gigantesca de afrontamiento a problemas futuros. 

No es el caso para los trabajadores de alto riesgo, ya que ellos deben ejercer sus labores con toda la bioseguridad aplicable a cada área. Los soldadores deben usar su tapabocas, un capucho y su careta protectora, es allí cuando sienten incomodidad para realizar sus labores, también sucede con los médicos, deben usar doble tapabocas, gafas, gorro, guantes y sobre su uniforme usual, otro que los protege de los fluidos a los que está expuesto. Esto en ocasiones es un impedimento que puede jugar en contra de su labor por temas de seguridad, todo esto hace parte del autocuidado que se ha convertido en un reto y se debe afrontar y responder de forma responsable para protegernos de la pandemia que vivimos en la actualidad.

1. Entre las claves básicas de afrontamiento en pandemia, tenemos La reinvención, que no es más que buscar entre nosotros mismos la forma de continuar ejerciendo labores de una forma segura que nos permita cumplir con los objetivos. 

Probándose a nosotros mismos y sacando a flote el ingenio que nos brota de las raíces ancestrales.

2. Los colombianos somos creativos y suspicaces, es allí cuando vemos la necesidad de aplicar la segunda clave que en este caso es la disciplina. Valiéndonos de teorías aplicadas en el continente asiático, sabemos la importancia de esta clave, ya que la disciplina es el pilar del éxito, es la base de todo objetivo, porque nos permite crecer y ajustarnos a lo que realmente importa para alcanzar nuestras metas, haciéndonos desarrollar habilidades que nos posicionan laboralmente frente a cualquier reto que se nos presente.

Retos importantes como los que afrontan los trabajadores del sector petrolero que deben adaptarse a trabajar a temperaturas altas cumpliendo con todas las normas de bioseguridad para enfrentar el Covid-19. Sabemos que no es fácil, pero estamos seguros de que debemos actuar con precaución y asegurar nuestra salud y la de las personas que nos rodean.

3. La pandemia ha afectado de gran forma los mercados laborales y es allí cuando las noticias alrededor del mundo golpean nuestro yo consciente y nos vemos en la necesidad de romper paradigmas y afrontar los diferentes escenarios. Esta tercera clave nos permite seleccionar qué dejamos entrar a nuestra vida y a qué le cerramos la puerta. Romper paradigmas va más allá de lo que todos creemos, es salir de la caja, no seguir la línea básica, es pensar de forma diferente y adaptarnos a los nuevos retos de forma que alcancemos nuestras metas y objetivos.

4. Una cuarta clave es estar bien consigo mismo, ver nuestro interior y exterior, cuidar de nuestra salud y así cuidar a los demás. Nunca antes se tuvo tan en cuenta la seguridad y salud en el trabajo en las empresas, siempre se trabajaba por la productividad sin importar la salud física y mental de los trabajadores. Esta pandemia nos demostró lo importante que es el talento humano en las empresas y lo vulnerables que somos, lo fácil que es prevenir riesgos y crear conciencia del autocuidado en las personas. Por ese motivo mantener el bienestar físico y mental es una clave fundamental para garantizar el éxito laboral.

5. Esta clave viene acompañada de una última y no menos importante que es contribuir al cambio, hacer parte del cambio, involucrarnos en la gestión, planes y trabajos que permitan que las empresas, los proveedores, el cliente interno y externo tengan un equilibrio adecuado que dé paso a reestructurar las condiciones laborales cotidianas y se valore cada vez más el talento humano. Reduciendo así el desempleo y coordinando medidas que aporten a los nuevos emprendimientos que se volverán parte de esta nueva normalidad generada por la pandemia que llegó para probarnos de qué estamos hechos.