Escrito por:

Carlos Julio Lozano Piedrahita
Ingeniero Electromecánico. Magister SST-SIG.
Auditor Líder ISO 45001:2018.

Docente Universitario Colombia-México.
Consultor Riesgo Eléctrico-Mecánico.

Este artículo obedece a la opinión de su autor. Positiva Compañía de Seguros S.A. no se hace responsable por los puntos de vista que allí se expresen. El material contenido en este sitio web es de dominio público y puede reproducirse parcial o totalmente de manera gratuita, siempre y cuando se mencione la fuente.


Uno de los sectores con mayor incidencia en la economía del país, es la construcción. El cual presenta unas variaciones considerables de sostenimiento económico del país y se caracteriza según la IEAC con una variación anual positiva entre el 2020-2021 donde el PIB aumentó en un 10.8% en relación al año 2020, generando un crecimiento del 6.2% en el sector de la construcción.

El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reveló que en el segundo trimestre de 2021 la economía colombiana creció 17,6%. Y en esta oportunidad todas las actividades económicas registraron variaciones anuales positivas, incluyendo la construcción: uno de los sectores más importantes pero que está en recesión desde hace 10 trimestres.

Bogotá es una de las ciudades con mayor índice de construcción con participación del 47.7%. Esta ciudad emplea a 757.531 personas, donde el 7.2% son mujeres y el 92.8% son hombres.

Durante años una de las barreras en el sector de la construcción es la clasificación de estereotipo de género, desfigurando la oportunidad de trabajo para mujeres en el gremio. Sin embargo, el dinamismo y las diferentes temáticas del sector y la necesidad de reactivación de economía, han permitido la inclusión de las mujeres en ramas que han sido limitadas para su desarrollo.

Johana Ruiz, arquitecta de profesión desde hace 14 años, empresaria y Gerente de la empresa INTERURBANO, dedicada al sector de la construcción. Como profesional mujer en este gremio manifiesta que, a través de los años, las mujeres han tenido mejores oportunidades laborales no solo en el área profesional como ingeniería, arquitectura, salud ocupacional, sino también en el área de mano de obra calificada y no clasificada para la construcción.

Esto se debe a las diferentes estrategias de las administraciones municipales, donde bajo la coordinación de la secretaría de la mujer se generan incentivos que permiten mejorar los entornos laborales, con el fin de evitar la discriminación y deserción de la mujer en estas áreas.

Estrategias como: Bogotá el mejor hogar para las mujeres, se encuentra anudada por diferentes entidades que apoyan y fortalecen el empleo de las mujeres en el sector de la construcción. Los objetivos principales son el empleo inclusivo y fortalecimiento de capacidades, permitiendo generar apertura de mujeres trabajadoras que se aventuran a incursionar sus habilidades en campo, capacitando y posicionando opciones laborales aptas para desarrollar este tipo de actividades.

A su vez, las mujeres empresarias han tomado fuerza en el sector, donde los diferentes apoyos han enriquecido la integración y ampliado condiciones.

Una de estas con mayor connotación es el apoyo a planes estratégicos para romper paradigmas como los incentivos de cámaras de comercio, donde generan convocatoria como Crece Mujer Emprendedora o la inclusión de lanzar el primer crédito exclusivo para mujeres microempresarias, a través de Bancoldex, línea de crédito ‘Empresarias Empoderadas¨, con el fin de generar a las mujeres empresarias oportunidades financieras y contribuir a las acciones adelantadas por el Gobierno.

Este tipo de intervenciones gubernamentales permite a la mujer aumentar posibilidades, ya sea en condiciones laborales de empleo o mejorar posibilidades de crecimiento a nivel empresarial, ampliando el camino para así otorgar a la mujer un papel laboral y auto laboral en este sector tan competitivo.